Muchos de nosotros tememos que se acerque el invierno si padecemos de piel atópica y es que lo normal en una persona con este problema en la piel, es que sufra un brote o empeoramiento del proceso.

La dermatitis atópica es un proceso crónico y son muchos los factores que se ven implicados en su mejora o empeoramiento. En el siguiente post repasaremos los principales consejos a tener en cuenta para evitar los brotes en invierno.

¿Por qué hay brotes de dermatitis atópica en invierno?

La piel con dermatitis atópica tiene alterada la función barrera, lo que conlleva:

  • Deshidratación de la piel
  • Aumento de la sensibilidad
  • Disminución del umbral del picor

En las pieles atópicas, las grasas y las proteínas que forman parte de la barrera de la piel, están en mala proporción y calidad. Además, el frío, disminuye la producción de grasa y agrava esta alteración.

7 Consejos para el invierno en pieles atópicas

Limpieza diaria de la piel

Eliminar las impurezas de la piel de forma diaria se vuelve imprescindible para todos, pero más aún en el caso de personas con pieles atópicas o secas, en las que debemos de generar rutinas diarias más específicas para nutrir y proteger la piel. Algo verdaderamente importante y básico en cualquier rutina de higiene cutánea es la temperatura del agua, ya que el calor excesivo provoca vasodilatación e irritaciones en la piel. Asimismo, hay que poner especial cuidado en la elección de jabones y geles limpiadores en función de las necesidades de nuestra piel, evitando aquellos excesivamente irritantes dada su composición y optando por los que aporten una mayor nutrición y reparación.

Secar la piel con cuidado con toallas de algodón

Evitar el uso de cepillos faciales, esponjas o toallas agresivas para la piel. En ocasiones, al secarnos, frotamos o arrastramos sobre nuestra piel el papel o toalla utilizado , lo que puede causar irritaciones y daños en la piel, sobre todo en zonas afectadas por dermatitis atópicas.

Hidratar la piel correctamente

Aplicar una crema hidratante adecuada en las zonas más propensas a que aparezcan eccemas: la hidratación es imprescindible en las pieles atópicas, más aún en las épocas de frío y bajas temperaturas. Hay que prestar especial atención a los productos que elegimos para que estos sean adecuados, evitando aquellos que contengan perfumes u otros compuestos agresivos para las pieles sensibles y con tendencia a irritarse.

Usar protección solar para pieles sensibles

La fotoprotección es vital en todo tipo de pieles, ya que nos ayuda a evitar manchas en la piel generadas por los rayos UVA, sí, también en los largos otoños e inviernos con pocas horas de luz o días nublados los rayos del sol penetran en nuestra piel. Este tipo de producto también nos protege del exceso de luz azul que generan las pantallas a las que tantas horas estamos expuestos día a día y que tienen contraindicaciones para todo tipo de pieles. Elegir un fotoprotector para pieles atópicas ya cumplirá los requisitos antes mencionados par aúna correcta elección de productos cutáneos.

No abrigarse en exceso

Abrigarnos demasiado podría provocar sudoración o sequedad de la piel y agravar los síntomas. Asimismo, en ocasiones, el sudor genera alteraciones en la piel y causa dermatitis que generan nuevos eczemas o erupciones en la piel.

Evitar el roce de prendas sintéticas

Las prendas de algodón son las preferidas por las pieles más sensibles, ya que suelen provocar menos reacciones alérgicas que las prendas sintéticas. Por otro lado, también deberemos tener especial cuidado con los detergentes y suavizantes que utilicemos en el lavado de la ropa ya que pueden ser estos los que produzcan una reacción irritante en nuestra piel atópica.

Utilizar humidificadores

El uso de estos aparatos logra mantener un ambiente húmedo sobre todo en invierno. Esto es importante ya que un ambiente seco aumenta la deshidratación y sequedad de la piel, por lo que será un plus mantener húmedo el ambiente en casa, al menos en las habitaciones en las que más tiempo pasemos.

 

consejos para el invierno en pieles atópicas

 

En resumen, una vez que sabemos que con la llegada del frío empeora la dermatitis atópica y hay más riesgo de aparición de un brote, extrema el cuidado de tu piel para prevenir en la medida de lo posible la aparición de eccemas y en Iberomed deseamos que disfrutes de este invierno.

 

Modo de Empleo

  • Aplicar diariamente sobre la zona afectada
  • Utilizar tantas veces como sea necesario.

Modo de Empleo

  • Aplicar una fina capa cada vez que sea necesario.
  • Masajear suavemente la piel.

Modo de Empleo

  • Aplicar uniformemente sobre cara y cuello (evitando el contorno de ojos)
  • Utilizar diariamente tantas veces como sea necesario.

Funciona por evaporización y nebulización ultrasónica con calentamiento de agua, es perfecto para regular los niveles de humedad en cualquier habitación de hasta 48m2
Gracias al calentamiento del agua, es más higiénico y de baja carga bacteriana
Se puede utilizar con los aromas a través de las almohadillas de aroma incluidas.
Es muy silencioso, así que se puede utilizar durante toda la noche.
  • Calentamiento de agua adicional en 3 niveles
  • Vapor de agua higiénico
  • Depósito extraíble con nivel de agua visible
  • Rueda de manejo con luz
  • Mecanismo de desconexión automática con función de indicación
  • Incluye 15 pastillas antical para impedir la calcificación excesivamente rápida y 15 pastillas aromáticas para la aplicación con aromas y cepillo de limpieza
  • Potencia: 280 W.
  • Nivel de ruido: <45 dB
  • Potencia de humidificación hasta 550 ml/h. 
  • Nebulizador ultrasónico continuo, evaporador de aire conectable en 3 pasos.
  • Filtro para aguas duras opcional disponible
  • Nivel visible del agua del depósito. 
  • Desconexión automática si el depósito está vacío (con indicador)
  • Incluye 15 pastillas antical para impedir una calcificación demasiado rápida.
  • Cepillo de limpieza incluido.
  • Dimensiones: 28,00 X 29,50 X 19,50 cm
  • Peso: 2,240 Kg