Por fin es verano, la vitamina D nos ronda. Dicen los expertos que 15 minutos al día exponiéndonos directamente a los rayos del sol son suficientes para mantener unos niveles adecuados, así que en esta época del año gracias a esos niveles de Vitamina D estamos más descansados y animados, positivos, relajados, con más ganas de hacer planes y descansamos mejor. Todo esto nos lo aporta el sol.

Pero ojo, una exposición inadecuada al sol puede provocar las temidas quemaduras solares en la piel.

¿Qué puede causar las quemaduras de sol?

aplicación de fotoprotección tras baño

Repetir la aplicación del Fotoprotector al salir del agua.

La exposición excesiva al sol, provoca quemaduras que son la reacción visible de la piel frente a la exposición a la radiación ultravioleta (UV, por sus siglas en inglés), esos rayos invisibles que forman parte de la luz solar. La quemadura de sol se produce cuando hemos sobrepasado el tiempo de exposición al sol durante el cual la melanina (pigmento natural de la piel) nos puede proteger.

Esto ocurre por exceder el tiempo de exposición al sol, porque no hemos utilizado fotoprotector o por que no lo hemos hecho de la manera adecuada (extender bien, repetir la aplicación después del baño…). Cada persona tolera un tiempo determinado de exposición solar sin quemarse. Esto tiene que ver con la genética y es el llamado fototipo solar.

Además de las quemaduras que afloran unas horas después de la exposición inadecuada al sol, los rayos ultravioletas inicialmente pueden provocar daño invisible a la piel y ese daño se va acumulando a lo largo de los años. Esto da lugar a lo que los expertos llaman quemaduras múltiples y/o excesivas que hacen que la piel envejezca prematuramente y que a la larga pueden provocar cáncer en la piel.

¿Cuándo una quemadura solar es grave?

exposición solar con sombreroTras 4-6 horas de exposición a la luz solar, aparece la quemadura. Alcanza un máximo después de 12-24 horas y comienza a desaparecer a partir de las 72 horas.

Síntomas de las quemaduras solares

  • Enrojecimiento
  • Inflamación de la piel
  • Dolor
  • Vesículas
  • Piel seca, con picazón y exfoliación algunos días después

Pero debemos estar pendientes de si aparece además; fiebre, escalofríos, debilidad, náuseas, vómitos, cefaleas e incluso colapso circulatorio. Eso indica que estamos ante un caso grave de quemadura de sol. Además de la irradiación intensa por exceso de exposición al sol, hay una congestión por calor. En este caso acudir de manera inmediata a un centro médico.

En los casos leves, si has tomado demasiado el sol, debes ponerte a la sombra de inmediato, darte una ducha tibia y descansar un rato. Lo mejor es refrescar el leve enrojecimiento de la piel con un producto After sun. En vez de una crema densa, es esencial que uses una loción hidratante after sun que sea fácil de aplicar y que calme la piel.

Un truco es guardar el after sun o el aloe vera en la nevera y, si hace mucho calor después de exponernos al sol, es muy agradable echarse el after sun fresquito.

¿Qué es bueno para las quemaduras del sol?

  1. Hidratación. Mucha hidratación, tanto en la piel (aloe vera, after sun…) como por dentro. Ingerir líquidos. El mejor líquido es siempre el agua. Nuestro mejor aliado para hidratar.Quemaduras de sol en niños
  2. Evitar la exposición al sol, hasta que la piel se calme.
  3. Una vez en casa darnos una ducha con agua fría, pero sin jabón, o aplicar compresas frías directamente en la quemadura.  Aplicar con ligeros toques, sin frotar, para no levantar la piel.
  4.  Si aparecen ampollas no hay que reventarlas.
  5. Utilizar ropa floja y de algodón. Mejor siempre fibras naturales para que no se irrite más la piel.
  6. No tirar nunca de esos «pellejos» que aparecen a medida que van pasando los días. Lo mejor es echarles mucha crema hidratante.

Y, si hay dolor, lo mejor es acudir a una farmacia, para que nos recomienden u orienten para tomar algún remedio o aplicar alguna crema con medicamento.

Pero lo mejor, es siempre evitar la quemadura,

¿Cómo evitar las quemaduras solares?

  • Lo primero es utilizar un filtro solar con un índice adecuado al fototipo de la piel de cada persona. Una persona de tez morena, debe utilizar al menos un filtro solar con protección 30. Una persona de tez blanca, debe utilizar un filtro de al menos 50. Por supuesto que pieles sensibles, con problemas o alguna enfermedad, deben de utilizar un protector de 50 como mínimo o, incluso, no exponerse al sol de manera directa.
  • Aplicar el fotoprotector antes de salir de casa.
  • Evitar las horas del mediodía: de 11.00 a 17:00, porque a esa hora los rayos de sol son más fuertes.
  • Utilizar sombrero y otras prendas que protejan del sol.
  • La ropa de colores claros, y tejidos naturales es siempre la más adecuada.
  • Hidratarse constantemente, tanto por dentro como por fuera.
  • Aplicar el fotoprotector cada 2 ó 3 horas. Y al salir del agua.

Pero lo más importante es que no nos olvidemos de disfrutar… Que estamos en verano y podemos pasarnos el día al aire libre. Y eso sí que es un lujazo en los tiempos que corren.

Cuidaros mucho ahí fuera. Queremos veros a todos de vuelta en Septiembre!

Aplicación

  • Agitar antes de usar
  • Aplicar 30 min antes de la exposición al sol en cantidad suficiente (tres cucharillas de café para un adulto), uniformemente y cubriendo toda la superficie del rostro y cuello, incluso en días nublados
  • Renovar la aplicación al menos cada 60 min y siempre después del baño, transpirar o secarse
  • Extremar las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, escote y orejas

Ingredientes

Aqua, Octocrylene, Butyl Methoxydibenzoylmethane, Octyldodecanol, Cyclopentasiloxane, Titanium Dioxide (Nano), Alcohol Denat., Phenylbenzimidazole Sulfonic Acid, Polyglyceryl-3 Methylglucose Distearate, C12-15 Alkyl Benzoate, Cyclomethicone, Distarch Phosphate, Glycerin, Triethanolamine, Propylene Glycol, Methylene Bis-Benzotriazolyl Tetramethylbutylphenol (Nano), Phenoxyethanol, Polyurethane-34, Caprylyl Glycol, Glyceryl Stearate, PEG-100 Stearate, Polyhydroxystearic Acid, Silica, Dipalmitoyl Hydroxyproline, Tocopheryl Acetate, Decyl Glucoside, Parfum, Xanthan Gum, Tetrasodium EDTA, Alumina, BHT, Magnesium Aluminum Silicate, Linalool


  • La innovadora fórmula de defensa antioxidante procede de la alfa-glucosilrutina, que neutraliza los radicales libres (los principales desencadenantes de la sensibilidad y la alergia).
  • También incluye licocalcón A para calmar la piel y propiciar la regeneración.
  • Esta crema-gel after sun tiene una textura agradable y se ha demostrado clínica y dermatológicamente que puede usarse en pieles sensibles y propensas a las alergias solares.
  • Además, no contiene fragancias, con lo que se reduce al mínimo el riesgo de irritación cutánea.
  • Con tecnología Advanced Spectral Technology y Respetuoso con el arrecife de coral de Hawai. (Sin Octinoxato Oxibenzona)
              

MODO DE USO
  • Después de exponer la piel al sol, limpie con suavidad cara y cuerpo con el limpiador de Eucerin adecuado y agua templada. Aplique con toquecitos (en lugar de con un masaje) sobre la piel seca.
  • Aplique una cantidad generosa de Eucerin After Sun Gel-Cream Sensitive Relief en cara y cuerpo. Vuelva a repetir por la noche si fuera necesario.

  • Con la Advanced Spectral Technology combina filtros fotoestables y de amplio espectro frente a rayos UVA y UVB.
  • Con licocalcón A para neutralizar los radicales libres producidos por la luz UV y HEVL.
  • También contiene ácido glicirretínico, que estimula el mecanismo de reparación del ADN de la piel.
MODO DE USO
  • Aplíquelo por la mañana, después del producto de cuidado diario habitual (o en lugar de este).
  • Puede usarse en combinación con otros productos.
  • Su piel quedará protegida del sol al instante, no tiene que esperar.
  • Puede aplicar maquillaje posteriormente, si le apetece.

Está indicada para tratar las quemaduras de 1er grado y quemaduras solares.
No contiene perfume y es hipoalergénica, la crema está indicada también para 
rojeces e irritaciones.
Es apta para toda la familia y para niños a partir de 3 años.
La emulsión alivia rápidamente el dolor y favorece la reparación cutánea.
La crema 
penetra rápidamente y proporciona una agradable sensación refrescante.
Su textura 
no grasa no mancha, por lo que permite vestirse justo después de la aplicación.

MODO DE EMPLEO
  •  Aplicar la emulsión mediante ligeros masajes sobre la zona afectada.
  •  Renovar la aplicación de 2 a 3 veces por día. La duración del tratamiento es de 3 a 4 días.
PRECAUCIONES

No utilizar en caso de quemaduras de 2º y 3er grado. En estos casos la consulta médica es obligatoria.
No contiene protección solar y no protege, por lo tanto, de la exposición al sol.
Si transcurridos 3 días no nota ninguna mejora de la cicatrización, consultar al médico.
En caso de quemaduras en niños o en el rostro, pedir consejo al farmacéutico.
Ante presencia de signos de infección local (la rojez se extiende a la piel sana, dolores…), consultar al médico o al farmacéutico.
No utilizar en niños menores de 3 años.