Con la llegada del embarazo todo son dudas y temores para no dañar al feto. Una de las dudas más habituales que nos surgen es si podemos empezar a hacer ejercicio en el embarazo o si podemos continuar con nuestra rutina habitual.

La respuesta es diferente en cada caso particular dependiendo del grado de gestación y de como se vaya desarrollando el embarazo. Antiguamente se consideraba que las mujeres embarazadas apenas podían salir de casa ni realizar ningún tipo de esfuerzo. Sin embargo, un estudio realizado por expertos de la Universidad Camilo José Cela (UCJC)  y publicado en el Journal of America Medicine Association (JAMA): ‘Exercise During Pregnancy’. JAMA 2017, demuestra que el ejercicio moderado en el embarazo es seguro y conveniente y aporta un mayor beneficio fisiológico tanto para la madre como para el feto.

Entre los beneficios de hacer ejercicio en el embarazo se encuentran:

  • Prevención de preclampsia (hipertension arterial durante el embarazo) y diabetes gestacional.
  • Disminución del peso ganado durante el embarazo
  • Menor riesgo de macrosomía fetal (desarrollo y tamaño excesivo del feto)
  • Menor probabilidad de parto por cesárea
  • Aliviar dolores de espalda, dolores pélvicos, incontinencia urinaria…

Los ejercicios para embarazadas más recomendables

Primeramente antes de ponernos a realizar cualquier tipo de ejercicio para embarazadas debemos acudir a nuestro ginecólogo para que nos dé el visto bueno y nos confirme que no existe ningún tipo de riesgo ni para el feto ni para nosotras. Para ello, el entrenamiento debe amoldarse a nuestras necesidades especiales en esta etapa, al igual que la intensidad de los ejercicios que debe ser en todos los casos moderada. También se recomienda iniciar cualquier tipo de actividad física a partir de la semana 9- 12 y hasta la semana 38-39.

Los ejercicios para embarazadas más recomendables a realizar durante el embarazo son:

  • Caminar: es el ejercicio más recomendado para todas las futuras mamas ya que es facil, seguro, muy beneficioso para el sistema cardiovascular y cualquiera puede parcticarlo.
  • Natación: también se recomienda ya que podemos ejercitar todo el cuerpo sin poner en peligro nuestras articulaciones. Además al flotar, es una de las actividades más gustosas de realizar ya que nos sentimos muy ligeras.
  • Yoga: Alivia la tensión y ayudan a mantener el cuerpo flexible y fuerte. Además ayuda a la relajación y a dormir mejor.
  • Pilates: ayuda a fortalecer el abdomen, la columna, los musculos de suelo pélvico, etc sin sobrecargar las articulaciones.
  • Bailar: además de ser  un buen ejercicio cardiovascular ayuda a aliviar tensiones.

 

Ejercicios de Kegel

Otro tipo de ejercicio en el embarazo que no debemos olvidar son los ejercicios de Kegel. Hablamos de ellos en nuestro post ¨Descubre los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico¨. Debemos tenerlos en cuenta durante todo el embarazo ya que conviene que prepares la musculatura del suelo pélvico para el momento del parto, con el fin de tonificar y flexibilizar estos músculos e intentar disminuir el daño que pueda ocasionar el parto.

También son muy importantes después de dar a luz. Es fundamental que se reeduque la musculatura del periné, para fortalecerla y disminuir e incluso evitar los trastornos que pudieran aparecer a medio o largo plazo: distintos tipos y grados de incontinencia urinaria, de gases o heces, molestias en las relaciones sexuales, dolor, entre otros.

Rosa mosqueta: beneficios y empleo del aceite

Al igual que os hemos comentado que el ejercicio en el embarazo es beneficioso, no queremos desperdiciar la oportunidad de recomendaros el empleo de la rosa mosqueta durante el embarazo. En el post ¨Rosa Mosqueta: Origen, propiedades y beneficios« ya os hablábamos de ella pero en este post queremos centrarnos en los beneficios de la rosa mosqueta en el embarazo.

  • Previene las famosas estrias: las altas concentraciones de ácidos grasos esenciales presentes en el Aceite de Rosa Mosqueta, mejoran la estructura y elasticidad de la piel, cuando se utiliza como parte del cuidado diario de la piel, puede ayudar a prevenir la aparición de estrías causadas por el embarazo.
  • Minimiza los desgarros provocados por el parto. El aceite de Rosa Mosqueta se recomienda para realizar los masajes perineales en las últimas semanas de gestación ya que el aceite de rosa mosqueta favorece la elasticidad y flexibilidad de dicha zona que se verá expuesta a un sobreesfuerzo cuando llegue el momento de dar a luz.
  • Cicatrización postparto: el aceite de Rosa Mosqueta proporciona la capacidad de regeneración de las células de la piel. Si finalmente la mujer embarazada, ha necesitado que le hicieran episiotomía y tiene puntos, o en el caso de que haya sido un parto mediante cesárea, el Aceite de Rosa Mosqueta favorecerá la cicatrización de la zona que se encuentra dañada y los tejidos se regenerarán con mayor rapidez y facilidad.
  • Elimina las manchas de la piel: atenúa las manchas solares, tan típicas en el embarazo, y/o de pigmentación y favorece la uniformidad del tono de la piel.

En Iberomed podrás encontrar aceite de rosa mosqueta  en diferentes formatos.

Saludos y feliz espera.