Hoy quería hablaros de la oxigenoterapia y los tipos de fuentes de oxígeno y equipos de oxigenoterapia existen.

Pero para empezar aclararemos… ¿Qué es la oxigenoterapia?

La oxigenoterapia es un tratamiento de prescripción médica en el que se administra oxígeno en concentraciones elevadas con la finalidad de prevenir o tratar la deficiencia de oxígeno (hipoxia) en la sangre, las células y los tejidos del organismo. Aunque su principal indicación es para la insuficiencia respiratoria crónica.

Fuentes de oxígeno y equipos de oxigenoterapia.

Se denomina fuente al lugar donde se almacena y desde el que se distribuye el oxígeno. El oxígeno tiene varias formas de almacenamiento, desde el sistema centralizado de los hospitales hasta diferentes equipos de oxigenoterapia domiciliarios.

Central de oxígeno

Toma simple de pared para oxígeno en hospitales

Es el método de almacenamiento habitual de los hospitales, donde el gas se encuentra comprimido en un tanque o depósito central. Este último, se encuentra fuera de las dependencias hospitalarias y se comunican a través de tuberías externas.

Botella o bombona de O2

Botella de oxígeno de 10 litros

Se tratan de cilindros de acero de uso habitual en Atención Primaria, en las zonas en las que no hubiese toma central o por si esta o el concentrador fallan. Contienen el gas comprimido en altas presiones. Un inconveniente que tienen es la necesidad frecuente de cambio de bombona cada 2-4 días, en función del flujo. Existen bombonas de diferente calibre. Las mayores, son muy voluminosas y tienen un gran peso.

Son también las utilizadas en los equipos de oxigenoterapia que suelen utilizarse en emergencias. Como los maletines y las mochilas de oxigenoterapia. Suelen ser de 2 o 3 litros.

Maletín oxigenoterapia con botella de O2 de 2 litros.

Concentradores de oxígeno

Concentrador oxígeno

Dispositivo eléctrico que separa, mediante filtros, el oxígeno de los demás componentes del aire. Es el sistema más utilizado. Es más económico que las botellas y no dependemos de un suministro. Inconvenientes: consumo eléctrico, ruido y falta de pureza en el oxígeno suministrado.

Existen también concentradores portátiles. Tienen la ventaja de poder recargarse en cualquier toma de corriente, incluso en el coche.

Oxígeno líquido

En este tipo de almacenamiento, se procede al enfriamiento del gas de oxigeno por lo que se vuelve líquido ocupando un menor espacio. Tienen un coste económico más elevado. Se instala en el domicilio, y al igual que las bombonas deben ser repuestas cada aproximadamente 10-15 días.

En Iberomed encontrarás todo tipo de equipos de oxigenoterapia, así como botellas de oxígeno y concentradores. Entra en nuestra web y consúltanos.

Gracias y saludos.